fbpx

La Concesión de los premios Meseta del Cabriel y Pino Quilibios 2019 han sido para la declaración del Valle del Cabriel como reserva de la biosfera y al director de música Don Salvador Tarrasó Aledón

 

La Asociación Cultural Amigos de Venta del Moro ha concedido en su decimonovena edición los premios “Meseta del Cabriel 2019” a la declaración del Valle del Cabriel como Reserva de la Biosfera y a los colectivos que han logrado tal declaración, así como los que han defendido la integridad de los ecosistemas cabrielinos (Asociación Reserva de la Biosfera Valle del Cabriel, ADIMÁN, PRODESE, CEM La Manchuela, CEDER La Manchuela, don Vicente Uríos, don Fidel García Berlanga) y el premio “Pino Quilibios 2019” al director de música y trombonista don Salvador Tarrasó Aledón. El acto de concesión se celebrará a las 20 h. del sábado 3 de agosto de 2019 en la Casa de la Cultura de Venta del Moro dentro de los actos de la XXV Semana Cultural Venturreña. Durante el acto se entregarán a los premiados una escultura realizada ex profeso y se procederá a la celebración de un vino de honor.

Transcribimos a continuación el acta de 6 de julio de 2019 donde se describen los méritos de los premiados:

“2. Se procede al debate sobre las personas y entidades merecedoras de los premios “Meseta del Cabriel” y “Pino Quilibios” en su decimonovena edición. Tras las argumentaciones pertinentes, se procede a la votación y, por mayoría de los miembros de la directiva presentes, se aprueba lo siguiente:

2.1 Conceder el premio denominado “Meseta del Cabriel” año 2019 a la declaración del Valle del Cabriel como Reserva de la Biosfera y a los colectivos que han logrado tal declaración, así como los que han defendido la integridad de los ecosistemas cabrielinos, por los méritos que a continuación se especifican:

El 19 de junio de 2019, la UNESCO declaró al Valle del Cabriel como Reserva de la Biosfera mediante decisión del Consejo Internacional de Coordinación del Programa MAS y dentro del programa «Hombre y Biosfera» (MAB) de la UNESCO, integrándolo en una red mundial brindada por la excelencia y la sostenibilidad que fue creada a partir de 1976.

La figura de la Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel se extiende desde el nacimiento del río en la Sierra de Albarracín hasta su tramo bajo, ocupando 421.765 hectáreas. La integran cincuenta y dos municipios de las provincias de Teruel, Cuenca, Albacete y Valencia.

En esta Reserva, Venta del Moro posee un papel preponderante con los 55 kilómetros de Cabriel que discurren por su término y el encontrarse éste en zona núcleo de la Reserva que es la constituida por los ecosistemas mejor conservados y más representativos, como es el caso del Parque Natural de las Hoces del Cabriel.

La escasa presión antrópica; su gea tan singular con hoces, cuchillos, meandros y cascadas y la presencia de agua de gran calidad, debido especialmente a que su cauce discurre por zonas muy poco pobladas y nada industrializadas, convierten al corredor del Cabriel en un espacio natural de enorme interés medioambiental, geográfico y paisajístico. Además, el Cabriel es un verdadero cordón verde o bosque en galería con una vegetación ribereña que lo convierte en un verdadero corredor botánico singular.

Se han detectado hasta el momento en esta Reserva de la Biosfera más de 211 especies de vertebrados terrestres, muchas de ellas en peligro de extinción o vulnerables; más de 137 especies de aves; 18 especies de peces continentales; 34 especies de mamíferos; 8 especies de anfibios y más de 16 especies de reptiles.

En la zona existen más de 35 hábitats distintos: quejigares, encinares, pinares de pino rodeno, sabinares, coscojares, alamedas, saucedas, olmedas, garrigas levantinas, pastizales, etc. Estos ecosistemas acogen 1.040 especies de flora, casi todas autóctonas, incluidas en más de 90 familias taxonómicas, siendo más del 10% endemismos. Se consideran 116 de estas especies como taxones de especial interés por su rareza.

La nueva Reserva de la Biosfera incluye ecosistemas tan valiosos como nuestro Parque Natural de las Hoces del Cabriel en la orilla valenciana; la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel en la parte manchega; la microrreserva de la Laguna de Talayuelas; los monumentos naturales de las Lagunas de Cañada del Hoyo y de las Chorreras en Enguídanos; así como once Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) como la propia Serranía de Cuenca y nueve Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAs).

La Reserva de la Biosfera Valle del Cabriel se plantea a partir de un enfoque ecológico, social y cultural, considerando la cuenca fluvial como un ecosistema donde intervienen además de aspectos físicos o hidrológicos, cuestiones relacionadas con la cultura, las actividades humanas y el uso del territorio, considerados como zonas de interacción, donde las actividades humanas configuran los atributos y condiciones de un río. En resumen, un ecosistema fluvial íntimamente unido a la actividad humana.

La Reserva de la Biosfera debe entenderse como una verdadera oportunidad para el desarrollo sostenible económico y social. Son espacios en los cuales se pretende la conservación de los recursos naturales, paisajísticos, ecosistemas y especies, y compaginarla con el desarrollo socioeconómico mediante acciones respetuosas con el medio natural y cultural.

Un territorio de investigación y experimental que permita identificar modelos de uso del territorio que faciliten el bienestar de las sociedades locales, sin que ello suponga perjuicio ni degradación del medio natural. Refiriéndose a actividades relacionadas con la agricultura, la transformación industrial, el turismo o las posibilidades de energías alternativas, por ejemplo.

Además, las reservas constituyen unos excelentes contenedores de información para la educación ambiental y de intercambio de conocimientos.

Esta declaración de Reserva de la Biosfera no hubiera sido posible sin la aportación de muchos esfuerzos de la sociedad civil. Desde la ejecución del Plan de Dinamización Turística del Valle del Cabriel, desarrollado entre los años 2003 y 2007, la Asociación de Municipios Ribera del Cabriel junto a los Grupos de Desarrollo Rural, han estado trabajando con el objetivo final de obtener este reconocimiento, conscientes de la gran oportunidad que esta figura puede suponer para el valle y sus habitantes.

Durante los últimos años se han venido realizando actividades, dentro de diferentes programas de los GDR, cuyos objetivos iban encaminados a ir avanzando en la consecución de la Reserva de Biosfera Valle del Cabriel: jornadas, análisis y estudios; preparación de la candidatura; proceso de participación; contactos con la Oficina del Comité MaB, con las comunidades autónomas implicadas y municipios. Durante el proceso de información se hicieron un total de 64 reuniones con la participación de 852 personas entre las que estaban las autoridades de cada uno de los municipios.

Así pues, este premio Meseta del Cabriel 2019 quiere reconocer la labor de muchos de los grupos implicados en la candidatura, encabezados por la Asociación Reserva de la Biosfera Valle del Cabriel, presidida por D. Sergio de Fez Cerezuela, entidad promotora de la propuesta e integrada por los Grupos de Acción Local y otras entidades como la Asociación de Municipios Ribera del Cabriel.

También se debe reconocer los múltiples esfuerzos y trabajos de los grupos de Acción Local como ADIMÁN, Asociación para el Desarrollo Integral de la Manchuela Conquense, y en especial a Miguel Ángel Rubio López, redactor e impulsor de la candidatura; CEDER La Manchuela, Asociación para el Desarrollo de La Manchuela, y PRODESE, Asociación Promoción y Desarrollo de la Serranía de Cuenca.

Y el premio también se dirige a aquellas personas que ya iniciaron la defensa del Valle del Cabriel desde planteamientos como la oposición al paso de la Autovía A3 por las Hoces del Cabriel y la preservación del entorno por medio de la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel en 1995. Así pues, nombraremos, entre otras personalidades, al zoólogo don Vicente Uríos Moliner que encabezó estas reclamaciones e impulsó la necesidad de zonificar y preservar el valle del Cabriel bajo la marca de reserva de la biosfera y a don Fidel García Berlanga (Asociación para la Conservación de los Ecosistemas de La Manchuela CEM), que desde la atalaya de la Venta de Contreras ha imbricado muchos de los proyectos relacionados con el Valle del Cabriel y su patrimonio medioambiental y cultural. Como hay que nombrar a todos los colectivos ciudadanos que en su día se opusieron a iniciativas que iban en contra de la preservación del ecosistema del Valle del Cabriel.

Así pues, esta ASOCIACIÓN CULTURAL AMIGOS DE VENTA DEL MORO concede a la declaración del Valle del Cabriel como Reserva de la Biosfera y a los colectivos que han logrado tal declaración, así como los que han defendido la integridad de los ecosistemas cabrielinos el premio “Meseta del Cabriel 2019» por su larga y exitosa trayectoria en años hasta conseguir esta nueva figura de protección e impulso para el Valle del Cabriel.”

2.2 D. Salvador Tarrasó Aledón, natural de Valencia, inició sus estudios de música en el Centro Instructivo Musical de Mislata y los continuó en los conservatorios de Valencia y Madrid, perfeccionándolos con los afamados trombonistas Branimir Slokar, Miguel Rivera y Michel Becquet. Con este último profesor ha compartido conciertos ya como profesional.

En 1982 obtuvo plaza como suboficial músico y en 1984 pasó a ser solista, por oposición, de la Banda del Estado Mayor de la Armada.

En 1986 formó parte de la Joven Orquesta de la Comunidad Europea, siendo el primer trombonista español que logró acceder a ella.

Un año más tarde obtuvo, también por oposición, plaza en el Cuerpo de Profesores de Música y Artes Escénicas.

En 1989 ganó la plaza de profesor en el Conservatorio Municipal de Música “José Iturbi” de Valencia. Fue profesor en los conservatorios profesionales de Torrent, Cullera y la Vall d’Uixò.

Por otra parte, desde 2004 hasta 2016, ha sido profesor y secretario del Conservatorio Superior de Música “Salvador Seguí” de Castellón. Actualmente ejerce como profesor del Conservatorio “José Manuel Izquierdo” de Catarroja.

Además, es miembro fundador del Grupo Instrumental de Valencia, con el cual es Premio Nacional de Música (Interpretación) 2005 e Importante Levante 2006.

Fue asesor en la selección para la creación de la Orquesta del Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia.

En 2006 y 2008 fue el director artístico y miembro del jurado del concurso internacional Christian Lindberg, actuando junto con Lindberg, un destacado trombonista internacional, en los conciertos de clausura de dichos eventos y con los trombonistas J.Alessi, J.Van Rijen y el anteriormente referido M. Becquet.

En la temporada 2007/2008 fue solista invitado en la Orquesta Sinfónica de Navarra.

En 2012 actuó como concertista en Turquía junto a la Cukurova Senfoni Orqkestasi.

En 2013 realizó una exitosa gira por Bulgaria junto al afamado violinista internacional Vasko Vassilev (todo un ídolo de masas en su país). En octubre y noviembre de 2014 volvió de gira por varios países de Asia (Singapur, Malasia, Vietnam, Filipinas, Japón, Tailandia, etc.,) actuando con la Orquesta de Cámara del Covent Garden de Londres y el mismo Vasko Vassilev.

Es más, desde 2014 es artista de la prestigiosa casa alemana Miraphone desarrollando para ellos el nuevo trombón MB 6600, el cual fue presentado oficialmente en la Feria Internacional de Frankfurt 2018.

En 2015 fue profesor y actuó como concertista en el Italian Low Brass Festival.

Por otra parte, ha sido profesor en diversas ocasiones de la Jove Orquestra de la Generalitat Valenciana y la Orquesta de la Universidad. Ha sido miembro de grupos como Art Brass.

Ha colaborado con las bandas municipales de Madrid, A Coruña y Valencia; Orquestas Sinfónicas de Madrid, Valencia, Ciudad de Barcelona, Sevilla, Mediterráneo, Collegium Instrumentale, Orquesta de la Radio Televisión Española, Swedish Wind Ensemble, Nacional de Indonesia, entre otras agrupaciones. Continúa permaneciendo vinculado a su banda de origen que es la de Mislata (Valencia) como testimonio de gratitud a sus orígenes musicales.

En este mismo año 2019, ha impartido cursos de verano con clases magistrales, tanto en el Festival Brassurround de Torrente como en el Forum Musikae de Madrid. Fue encargado del aula de trombón para el curso de verano de la sociedad musical de Santa Cecilia de Macastre. Además, hace poco ha participado también en la gira con el afamado cantante español Raphael. No hay palo que se le resista.

Para la próxima temporada ya está fichado como profesor asociado en la Escuela Superior de Música de Alto Rendimiento (ESMAR) que es un gran proyecto educativo.

Por tanto, posee ya una extraordinaria trayectoria como músico profesional y como prestigioso trombonista. Pero estos méritos, que ya de por sí son muy relevantes, no son los únicos que han llevado a la Asociación Cultural Amigos de Venta del Moro a otorgar el Premio Pino Quilibios a D. Salvador Tarrasó.

Desde 2005 hasta abril de 2007, D. Salvador Tarrasó se hizo cargo, por primera vez, de la dirección de la banda de la Unión Musical de Venta del Moro, sustituyendo como director a D. Juan José Clemente Bueno, músico también querido en el pueblo con el que sigue vinculado en sus frecuentes visitas. Esta primera época de D. Salvador en la Unión Musical ya dejó un buen recuerdo entre los músicos y los aficionados.

Tras el breve paso de los directores Sergio Navarro Bonaviña y Francisco José Santos Valverde, D. Salvador Tarrasó retomó en septiembre de 2009 la dirección de la Unión Musical, así como la de la banda juvenil.

Bajo su esmerada dirección y, a pesar de que los tiempos son algo recios para las bandas de música, la Unión Musical sigue brillando con luz propia y se ha enfrentado a retos como el concierto de la banda en el Palau de la Música de Valencia el 13 de enero de 2013. Ha actuado varias veces en la Plaza de Toros de Venta del Moro con pasodobles taurinos que han conseguido la ovación cerrada del público, así como satisfactorios apuntes en las críticas taurinas, algo no frecuente. Con brillantez se conmemoró los 200 años de la independencia de Venta del Moro donde don Salvador Tarrasó participó con su grupo Art Brass. El 4 de julio de 2015 y en Venta del Moro fue el director del macroencuentro de bandas de la comarca teniendo el honor de dirigir a cientos de músicos de la tierra en una jornada memorable. Mañana mismo se resolverá el reto de la fusión de la Unión Musical con el exitoso cuarteto Spanish Brass, así como la interpretación de la pieza musical y recitada de “El Quijote”. Además, ha conseguido la progresiva incorporación de jóvenes a la banda juvenil y, posteriormente, su ingreso en la banda mayor.

Su bonhomía personal se transforma en seriedad a la hora de dirigir, eligiendo un variado repertorio de obras, no exento de complejidad, donde destacan entre sus autores preferidos Willy Haust, Jacob de Haan, James Horner, Óscar Navarro o su amigo Ferrer Ferrán, entre otros. Pero su dirección no sólo se limita a los conciertos, sino que también su batuta está presente en todo aquel acto en que puede estar: pasacalles festeros, procesiones, cabalgatas, etcétera; porque entiende que una banda en un municipio posee un papel fundamental y que va más allá de los conciertos.

No obstante, todos estos méritos, siendo también muchos, se complementan con una de las características que hacen a este director más querido en la población y es, sin duda, su gran grado de implicación con Venta del Moro.

Ciertamente, D. Salvador Tarrasó, es un gran amante de la población y su término y un buen publicista de él, presumiendo de pueblo cuando tiene la oportunidad. Desde hace años, tiene casa abierta con su familia y pasa largas temporadas y muchos fines de semana en la población, en la medida que le permiten sus cometidos profesionales. Su círculo de amistades se ha ampliado enormemente con muchos de los venturreños y venturreñas.

Lo habitual sería que el director de la Banda realizara su cometido y volviera a su casa con la satisfacción del trabajo bien hecho; sin embargo, nuestro premiado ha unido su trayectoria profesional y vital con Venta del Moro, lo que le lleva a un grado de implicación con la Unión Musical que sobrepasa lo que le dicta la nómina. Involucración que extiende a la trayectoria del municipio en sí, a sus gentes, a sus tradiciones, a sus fiestas, a su evolución.

Este premio Pino Quilibios quiere reconocer en la persona de D. Salvador Tarrasó a toda la larga nómina de directores que desde 1908 se han involucrado con el devenir de la banda: el fundador en 1908 D. Millán Pardo; Francisco Ruiz, Francisco Iranzo Fernández “Chacón”; Antonio Mombiedro, Aurelio Haba Martínez, Juan Blasco Guaita, Miguel Augusto Moya, Miguel Nohalés Defez, José Luis Casadó del Campo, Juan José Clemente Bueno, Sergio Navarro y Francisco José Santos.

Creemos que a D. Salvador Tarrasó aún le quedan sueños por cumplir, años de buena dirección de la Unión Musical y su banda juvenil y esperemos que una permanente vinculación con éste que es su pueblo.

Así pues, esta ASOCIACIÓN CULTURAL AMIGOS DE VENTA DEL MORO concede a D. Salvador Tarrasó Aledón el premio “Pino Quilibios 2019» por su brillante currículum profesional, su buena dirección de la Unión Musical y Banda Juvenil en más de doce años de ejercicio y por su implicación en todo aquello que tenga que ver con Venta del Moro, desde el punto de vista musical, municipal y personal.

 

LOGO IV REVISTALOCAL FINAL 1 406x120